dijous, 25 de febrer de 2016

"PERFILAR-SE" , IES Ramon Berenguer IV


BREAK'N TIME, Gymp



Nosotros, el grupo Gymp, integrado por Diego, Javi y Arturo, hemos realizado un corto llamado Break´n Time, que está protagonizado por los abuelos de Diego y grabado en la casa de los mismos.  En este corto intentamos plasmar el paso del tiempo con la escritura del anciano y de qué manera él mismo rompe el tiempo para permanecer junto a su mujer.
Durante el corto podemos escuchar el sonido de un reloj, mientras él va escribiendo inconscientemente.
En el momento en el que se rompe el lápiz se destruye esa barrera.
Este vídeo tiene un final alternativo, en el que el anciano toma la chaqueta y sale por la puerta. Con esta secuencia queríamos plasmar cómo al romper la barrera del tiempo él se levanta y sigue viviendo su vida felizmente.

Profesor:

Y sin embargo, unido ese segundo final al resto de la película, ese seco cerrarse de la puerta, indicaría también un corte, un final definitivo, un olvido definitivo, un dejar atrás, un romper el pasado, un cambio y un tránsito tal vez hacia otro lado.
Pero también, con esa brusca y solitaria desaparición, una despedida y un reencuentro.
¿Y qué más?



CRISTALIZADOS, Les2


Tiempo, tiempo, tiempo, tiempo reflejado en aquel trozo de hielo, tiempo congelado que no ve el momento de descongelación.
Nervios, tensión, incertidumbre, reflexión, al tiempo se unían.
Nervios por el fracaso.
Tensión e incertidumbre por la descongelación.
Reflexión por el momento vivido.

Tiempo, tiempo, tiempo, ¿se hace más pequeño o es sólo nuestra imaginación?
Volver a los nervios, a la tensión, a la incertidumbre, a la reflexión que se unían al tiempo.
La aproximación que a cada minuto de aquel tiempo surgía en forma de nuevos sentimientos, a nuevas sensaciones que queríamos experimentar y a la vez no.

Tiempo, tiempo, tiempo, ¿volver más tarde o esperar?
Rabia, miedo, nervios.
Rabia al descongelo.
Miedo y nervios al precipitarse.

Tiempo, tiempo, tiempo, ¿acabar  con esto o no?
Tiempo;
Tiempo que se agota;
Tiempo que se descongela;
Tiempo que absorbe los cambios.
Tiempo, tiempo, tiempo, has llegado a tu fin.


La precariedad incalculada de algunos eventos desembocan a pasionales viajes al estado natural por parte de los humanos. Lo que es aceptable y lo que no, deja de ser importante ante la incapacidad de una constancia controlable emocional personal. La finalidad físico emocional de las actividades artísticas dan fuerza a sentimientos inesperados dentro de un margen esperado. La majestuosidad de ésta, sin embargo, deja al lado el aspecto plástico para profundizar en conceptos reinventados en la época contemporánea.
Este trabajo audiovisual trata de indagar en aquello que el espectador espera o desea ver durante la exposición de una obra secuencial. El concepto del hielo da visualmente un aspecto de sencillez a la obra mientras que es mucho más: el cambio temporal constante de la obra la hace única cada segundo que transcurre, creando diversas obras espaciotemporales sobre un único concepto. Pero en la obra también influyen aspectos del estado natural como las consecuencias de eventos meteorológicos, interacción del mundo animal y humano.

Profesor:
Curiosamente el primer texto toma, como ocurre muchas  veces, mayor relevancia cuando se desprende del referente. El texto en abstracto, sin el apoyo del vídeo, cobra un cariz metafórico mayor, más abierto y más sugerente.
Sobre el segundo texto, guardemos un silencio respetuoso. 



MANOS, Teaking-Team

 
Cuando las líneas son tiempo
Una oración sencilla que encierra miles de significados diferentes.

Manos, se dice que en ellas se encierran las líneas que determinan tu vida. Las manos son un elemento básico para ti. Manos para tocar, manos para acariciar, para golpear, para arañar, para coger, para forcejear, manos para rozar, manos para estirar, manos para cabrearte y romperlo todo y luego arrepentirte e intentar arreglarlo, manos que se entrelazan.
Quizás las manos sí que sirven para mucho más de lo que nosotros nos pensamos, quizás no le demos la importancia que se merecen, quizás no nos paremos a pensar que haríamos nosotros sin ellas; con ellas somos capaces de agarrar el mundo de alguien, agitarlo con energía y luego pretender que sea el mismo de antes, antes de que estas interviniesen. Quizás no le damos importancia porque están ahí, porque no las echamos en falta. Pero llega un día que aquellas manos que nos han regalado caricias y cosquillas se marchan y no vuelven, y te das cuenta que sólo te quedan dos, solo te quedan tus dos manos pero, has perdido aquellas que te cogían la tuya al pasear, las que te habían abierto los ojos, las que te habían regalado un mundo que agitar y lo más importante, te habían regalado un mundo que tocar.
Cuando las líneas son tiempo…
Cuando el tiempo son momentos…
Cuando los momentos son manos…
Cuando las manos son líneas…

Profesor:
Recurso no invalidado a lo sentimental.
 La frase “se marchan y no vuelven”, la concibo como una función manual de marcharse, no porque la persona a la que pertenecen de pronto ya no esté, sino porque tus propias manos adquieran una propiedad inaudita o poética de emprender un camino independiente, como si estuvieran vivas por ellas mismas y pudieran adquirir su propio carácter o personalidad….
¿A dónde nos conduce este delirio?  



DEBERÍAS ABRIR LOS OJOS, Sorbitos
Cada uno hemos escrito algo diferente sobre cómo nos sentimos al ponernos a trabajar en el video y este es el resultado:

Ana: No sé, tal vez tenía en mente algo diferente, más profesional seguramente. Así es la vida del estudiante, aprovechar los pequeños recursos que tienes lo máximo posible y sacarle el mayor partido. Todos los clips del video están hechos con cosas de casa, con cámaras de una calidad aceptable y con un editor de videos nada especial. Pero nosotros queríamos ir más allá, y muchos no entenderán nuestro propósito o no sentirán nada cuando vean el video, pero todo tiene un doble fondo. El pasillo interminable acompañado de ese ruido espantoso, las manos atadas sin poder escapar, el pitido de la televisión…son cosas que nos agobian. Un camino sin fin, estar atrapadas en algo y un sonido que se cuela en la cabeza y te deja un poco atontado. Todo está pensado para que agobie, hasta que llegue la paz. Gymnopédie No. 1 de Erik Satie comienza a sonar y acompaña a la luz. Encender y apagar. Encender y apagar. Todo al ritmo del piano. Y seguidamente una caja de música comienza a funcionar, transportándome así a mi infancia. Finalmente llega Debussy, Clair de Lune y entonces sí que me pierdo entre las notas y el movimiento de la imagen. No, está claro que no salió como tenía pensado y tal vez nunca pueda mostrar mediante imágenes como me sentí aquel día en el Espai 13. Hay cosas que no se pueden explicar, ni con mil imágenes, ni con mil palabras, solo viviéndolo.

Óscar: Bastante difícil saber por dónde empezar… Quizás debería explicar mi opinión sobre nuestro video. “Es una idiotez” pensaran algunos. Pues bien… están en su derecho, quizás tampoco sepan qué quisimos expresar nosotros con este video. Nosotros queremos transmitir única y exclusivamente sensaciones. ¿Cómo vamos a explicar si no cémo nos sentimos cada uno de nosotros el día que fuimos a la Fundació Miró? Es totalmente imposible, pero intentamos aproximarnos todo lo que pudimos. Ese estrés, ese agobio, esa necesidad de parar el video para tomar aire, o quitarlo directamente… Creo que si conseguimos que todas las personas que lo vean sientan esos impulsos, habremos hecho un buen trabajo.

Profesor:
El vídeo está bien sintetizado. Hay imágenes que no tienen doble fondo, sino que fondo y apariencia coinciden porque son evidentes. Pero el conjunto es claro, bien conectado, con cierto misterio e impacto, emulando en alguna medida contenidos de los clásicos en Video Art.
Por otro lado, al parecer, continuamos profundizando en la pesadilla.