dimarts, 22 de desembre de 2015

El kit: entre la realidad, la metáfora y el misterio.


Cuarto año de nuestra colaboración con la Fundació Mirò. Estos nuevos alumnos tienen tela. En la estupenda presentación por parte de MCarmen y Montse, los alumnos entraron en el berenjenal del concepto. Qué lío. ¿Qué es la medida y el peso? ¿Qué son las lentejas? ¿Qué la lupa? ¿Y la agenda? Fue divertido asistir a los trabalenguas, a los razonamientos laberínticos o con vueltas en círculo, a los barullos conceptuales, a las lentejas como semilla, crecimiento, y sobre todo, alimento. La creación como alimento (aunque el arte no dé de comer): esto todos podemos entenderlo.
El misterio de la creación artística, aunque asomando aún en ciernes, o aunque su sentido profundo aún no puede alcanzarles (o aunque nunca les alcance), ya campea por encima de sus cabezas, imponiendo su desconcierto. No es hablar de política, ni de economía, ni propiamente de nada en concreto. Las ideas, por ejemplo, son para que surja un dibujo, una obra… ¿pero para qué está el dibujo? ¿Para qué la obra? ¿Qué descubre ésta? ¿A qué se refiere? Si es buena, si es profunda, es, ante todo, misteriosa. Ya deja de ser una idea, deja de ser “sentimiento”, deja incluso de expresar nada, porque se adentra en un territorio intangible.
Pero mientras tanto está el lío. Obligar a los alumnos a pensar, opinar y redactar, es situarlos, sin duda por primera vez, ante la Teoría del Arte, con mayúsculas. Y los intentos son por ahora, los más, divertidos, ingenuos, algunos muy equilibrados, ninguno pretencioso.
Una primera aproximación a través del kit, y una primera presentación de nuestros cuatro clásicos, los grupos con el nombre de siempre, y con componentes nuevos, substituyéndose unos a otros, tan parecidos todos y tan distintos… ¿qué dirían ahora sobre los diferentes elementos del kit aquellos alumnos, ex alumnos  que estuvieron contemplándolo junto a nosotros hace ya cuatro años, y que a saber ahora por dónde andan?

Lorenzo Ariza



Grupo GYMP : 

-El jueves día tres  de Diciembre, organizamos una bienvenida para recibir a los miembros de la fundación Miró, con la función de presentarnos el proyecto e iniciar un debate interactivo, con la ayuda de una serie de objetos, repartidos entre nosotros.

Cada uno extrajo una conclusión sobre lo que pretendía enseñar el objeto, todos bajo el tema en general de “les idees”. Llegaron a aparecer conceptos y discusiones que jamás nos habíamos planteado, sobre cómo hay que organizar, repartir, elegir, desarrollar, e incluso medir. Todo indicaba que a la hora de desarrollar una idea, hay muchos factores que tener en cuenta antes de la ejecución de la obra.

También hablamos sobre el proyecto que se lleva a cabo en el “Espai 13” y todo aquello que puede generarse acerca del tema principal, que en este caso es “Cuando las líneas son tiempo”

Llama mucho la atención que de primeras parecíamos un grupo callado, pero  acabamos exprimiendo nuestras opiniones para crear una buena diversidad de pensamientos cada cual más interesante.

Diego Prieto

Lorenzo: buen, simpático y esforzado Introitus.


 -El azar: los elementos aleatorios que nos podemos encontrar a lo largo del día nos pueden dar ideas para la creación de obras, también en la propia creación de una obra se pueden cometer fallos o pueden ocurrir sucesos de los cuales pueden surgir nuevas obras.

La charla me gustó, fue entretenida y estuvo muy bien cómo las dos representantes de la Fundació Mirò nos daban paso para que nosotros expusiésemos y expresásemos nuestras ideas y puntos de vista.

Arturo Arjona
El profesor: ummmm

Grupo SORBITOS:

-Realmente no tengo ni idea por dónde empezar. Supongo que así se siente un artista cuando tiene que pensar en qué hacer, perdido. Y es que perderse en un mar lleno de opciones es muy fácil. Nunca sabes que corriente es la mejor solución y aunque tienes una idea muy clara en la mente, al intentar sacarla a la superficie todo se puede volver un poco borroso. ¿Y si nada es lo que parece? ¿Y si el destino quiso que tu idea se distorsionara? ¿Está mal sólo porque es diferente a lo que tú tenías pensado? Yo creo que la vida es un juego de cartas. A veces se gana y otras se pierde, pero siempre tienes el comodín. Esa carta aislada, que si eres inteligente, sabrás utilizarla para poder encontrar otras formas de ganar. La vida es un juego de cartas, sí, pero debes aprender a utilizar bien las tuyas. No tengo ni idea por dónde empezar, pero si se dónde quiero acabar. Así que con esta filosofía de vida, con esta forma de pensar, soy de los que creen que se puede salir a la superficie, soy de los que aunque todo se vea borroso sabrá aprovechar su comodín para llegar a la meta.
Ana Hoyos
El profesor: ¡Ooooooohhhh!

           -“Per començar a cultivar”. Toda obra tiene un inicio pequeño para llegar a ser una gran obra. Observando el punto de vista de mis compañeros, pensé en que las lentejas podrían ser el subsistir del artista, ya que  serían el manjar que éste consigue a través del arte. También, dada la cantidad de lentejas que había en la bolsa, se podría pensar en el “Brain Storming” que todo artista tiene al empezar una obra.
Óscar Pelegrín
El profesor: ¿Te refieres a la comida de verdad o al alimento del alma? Lluvia de ideas y lluvia de lentejas. Simpático aunque escaso.   


Grupo TAKING TEAM  
 
-Entre tants aspectes essencials està “trobar la paraula adequada”, que jo crec que és un dels més importants.
Trobar la paraula adequada vol dir escollir el nom que rep la nostra obra , és molt important el nom que rep. Es pot guiar per el seu contingut, però a cada persona li pot semblar diferents coses, no tothom veiem el mateix.
Jennifer Gómez
El profesor: Entonces estaría bien que cada cual le pusiera un nombre diferente, ¿eh?


-Capturar el moment. Es podria dir, que si veus alguna cosa que t’inspira, pots fer-l’hi una foto, o també, has de pensar en la manera de veure les coses. De moment no et pot agradar, no et pot inspirar, però pot ser dintre d’uns anys, o també podria ser dies, si que dóna un resultat.
O com mirem les coses... com les persones que porten ulleres, sense elles no veuen bé o veuen diferent, amb dificultat, i per això les necessiten.
I referint-nos a l’objecte o obra, podríem estar parlant d’un quadre, d’una escultura de qualsevol material, etc. Realment podria ser qualsevol cosa, ja que cada artista treballa millor o més còmode amb una material en concret o amb una manera de treballar. 

Nerea Carayol 
El professor: simple però precís, amb ulleres metafòriques.