dilluns, 2 de març de 2015

PERFILS. RAMÓN BERENGUER IV

                                                                 PERFILS





Nuestro ejercicio “Perfils”, realizado en base a la propuesta de Priscila Fernandes, a la que no pudimos ir a ver en Noviembre por incompatibilidad con el calendario escolar, partió del poder evocador implícito en el tema propuesto por la artista. La Escuela Moderna de Francesc Ferrer i Guàrdia es historia antigua de la enseñanza del siglo XX. Para nuestro ejercicio hemos elegido otro tipo de escuela desde una perspectiva sentimental.

Este año los grupos cuentan con los siguientes componentes.

GYMP- Sara Moreno, Miriam Ruso, Xinhui.

LE2S-Arnau Cortés, Javi Romero.
 
SORBITOS- Jordi Soriano, Sergi García.
 
TAKING TEAM-J.Manuel Naranjo, Iván Martín.

Cada uno de ellos tenía la propuesta común de buscar información, sobre todo “gráfica”, referente a la “escuela antigua” (concepto relativo, referido por un lado a la cronología del siglo pasado y por otro a la de la propia biografía) que ellos habían vivido en sus primeros tiempos de estudiantes, pero sobre todo de sus padres y abuelos, si es que esto era posible.
El catálogo de objetos, útiles rescatados de armarios y altillos, libretas, dibujos, libros de texto, obras de pretecnología, ropa de gimnasia, estuches, cromos, recordatorios, fotografías de clase, etc. fueron compartidos en el instituto por los cuatro grupos, de modo que pudimos abrir un paréntesis de tiempo para intercalar en éste los residuos de otro muy lejano.
Fue evidente que surgiesen en la conversación anécdotas y recuerdos familiares de la escuela en la época franquista, en la que, desde luego, las cosas eran muy diferentes a cómo debían de serlo en el proyecto precursor de Francesc Ferrer i Guàrdia.
Cada grupo elaboró después un documento visual componiendo este catálogo nostálgico en familia.
La recopilación de objetos del pasado, remontándose en algunos casos a los años cincuenta, no deja de costituir una remota “biografía” de ellos mismos anterior a la biografía propia y, de algún modo, en esos objetos se encuentran ya imprimadas sus propias huellas futuras.